Lentes de contacto en la oficina

Lentes de contacto en la oficina

Lentes de contacto en la oficina

Lentes de contacto en la oficina.

¡Si se Puede!

Se suele caer en el error de pensar que el uso de lentes de contacto para trabajar con el ordenador no es conveniente, pero siguiendo unas pautas sencillas, no hay motivo para no utilizarlas.

Aunque las lentes de contacto hoy en día favorecen su uso durante largos periodos de tiempo y ante circunstancias adversas, como son la baja humedad ambiental. La calefacción o forzar la visión delante del ordenador, es conveniente seguir una serie de hábitos saludables para que no sintamos molestias al final de la jornada laboral.

1.- DESCANSA. Incluso si no llevas lentillas es conveniente apartar la mirada durante un minuto y mirar lo más lejos posible de la pantalla. Sería deseable hacerlo cada 30 minutos.

2.-ADAPTA LA ILUMINACIÓN. Es importante que la habitación donde trabajas este bien iluminada, aunque la luminosidad ambiental no debe superar la de la pantalla de tu ordenador. Resulta más conveniente la luz azul natural. No trabajes de espaldas a una ventana o de frente porque resulta muy molesto. En el caso que no lo puedas evitar utiliza un filtro para la pantalla.

3.-DISTANCIA ADECUADA. Colócate a unos 50 centímetros de distancia de la pantalla que su parte superior este a la altura de tus ojos un poco más baja.

4.-GRADO DE HUMEDAD. Es conveniente utilizar un humidificador en las oficinas para mantener el grado de humedad optimo, ya que debido a la calefacción el ambiente es seco, con la que conlleva que el ojo se reseque aún más si se llevan lentillas.

5.-HIDRATATE. Beber unos dos litros de agua al día es bueno para todo tu organismo, incluidos los ojos.

6.-AYUDAS EXTRA. Pregunta a tu Contactólogo que toallitas o lágrimas artificiales puedes utilizar para mantener hidratado el ojo, No te aventures a utilizar cualquier modelo.

7.-DE USO DIARIO. Si trabajas muchas horas delante del ordenador, puedes optar por lentes de contacto de uso diario. Son muy cómodas y requieren menos cuidados de mantenimiento.

8.-ALTA HIGIENE. Cualquier mota de polvo puede provocar molestias especialmente con lentes de contacto. Intenta tener tu puesto de trabajo lo más limpio posible. Además no olvides seguir las pautas de higiene propias del uso de lentes de contacto dadas por tu contactólogo.

9.-NO FUERCES. Si estas resfriado y lagrimeas, notas molestias en los ojos, o los tienes hinchados y enrojecidos porque has dormido mal, no fuerces, ese día opta por usar tus gafas graduadas.

10.-DEJATE ASESORAR. Actualmente existen lentes de contacto diseñadas con un porcentaje de agua que supera el 80 %, lo que garantiza la comodidad de uso y la lubricidad en la superficie. Pregunta a tu contactólogo por ellas.






OFICINA 2jpg